Los residuos se convierten en la nueva materia prima para las empresas

21/12/2017

>

Los recursos del planeta son finitos. Un hecho innegable que se ha obviado con mucha frecuencia para seguir con una producción al alza dentro de una economía lineal (de usar y tirar). Una actitud ya inviable por el cambio climático. La economía circular se presenta como solución y una revolución a ese sistema de utilización de recursos. La reintegración de los residuos en la producción será uno de los principales cambios en ese modelo.

El concepto es muy amplio. La economía circular ampara desde usos más eficientes del agua y la energía, hasta acciones para la reinclusión de residuos en el sistema de producción. Es decir, los desechos de la fabricación dejarán de ser un gasto para las compañías.

En Catalunya, 391 empresas lo han comprobado ya. La facturación total de todas estas compañías fue de 11.038 millones de euros en el 2014 (último año con datos). De estos, 4.090 millones pertenecen al negocio de la economía circular, lo que supone el 2% del producto interior bruto (PIB), según Acció.

Además, estas compañías juntas dan trabajo a 70.419 personas. El Consejo Europeo calcula que la adopción de la economía circular crearía unos 400.000 empleos en Europa. Eso demuestra que el cambio de modelo beneficiaría tanto al medio ambiente como a las firmas.

Karim Gabriel Cho, ingeniero con experiencia en proyectos de economía circular, lamenta que "ahora los residuos se tratan como si no tuviesen valor". Un error garrafal. Porque, continúa Cho, "cuando las empresas recuperan los residuos consiguen más beneficios".

La reutilización no tiene porqué empezar y terminar en la misma empresa. Los proyectos de economía circular, normalmente, implican a actores externos. Las compañías tradicionales, con un modelo de negocio lineal, venden los residuos que generan a otras para que los traten y les vuelvan a obtener provecho.

Estas colaboraciones serán otra de las bases de la economía circular. Sin embargo, para que estas relaciones funcionen, los productos deben estar pensados para la reutilización y reciclado. Ignasi Cubiña, cofundador de EcoIntelligentGrowth, asegura que «si no diseñas pensando en los principios de economía circular, difícilmente te adaptarás».

Y no muchas empresas tienen en cuenta el consejo de Cubiña. Al adentrarse en el modelo de economía circular, las compañías creen que las soluciones deben darse al final de la vida útil de los materiales.

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recopilar datos estadísticos sobre hábitos de navegación. El uso de cookies es necesario para la notificación de incidencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies